Menú Principal
8 de enero de 2015

La mejora continua en el servicio de intermediación se construye escuchando a los clientes de CENABAST

encuesta_clientes2015

  • La directora (S) de CENABAST, Pamela Chacaltana, comentó la importancia de aplicar cada año una encuesta de satisfacción en la red asistencial, que le permita a la Central de Abastecimiento ir mejorando continuamente el servicio de acuerdo a las necesidades vigentes.

El servicio integral de gestión de compra, distribución de productos y coordinación con proveedores farmacéuticos con contrato vigente, es parte de la línea de intermediación que trabaja CENABAST con sus clientes: establecimientos públicos de salud.

Cada año, la institución abre el proceso de gestión de la demanda de los productos médicos con los establecimientos a través de la programación, etapa base de la relación del abastecimiento de medicamentos e insumos.

Un proceso técnico y exigente que no termina con la entrega de los productos, sino que es permanente. En ese marco de servicio integral, es clave conocer la percepción y el grado de satisfacción de la red con nosotros, explica la directora (S) Pamela Chacaltana.

De hecho, a partir de este viernes 9 de enero y por tres semanas, se realizará una encuesta de modalidad presencial a 135 establecimientos diferenciados por nivel de complejidad de la red a nivel nacional, “para identificar las áreas críticas del servicio de intermediación y elaborar un plan de mejoras que permita alcanzar los niveles de excelencia en el servicio”, comentó Chacaltana.

El instrumento evaluará las siguientes dimensiones: Servicio general de Cenabast y sus proveedores, sistema de compra de intermediación, la atención de los ejecutivos del área operaciones comerciales, la logística – distribución y facturación.

A ello se sumarán otras consultas como  el porcentaje de ahorro que estiman y evidencian  le aporta Cenabast, en relación a los mismos productos que compra en forma directa.

Para la directora (S), esta herramienta es la partida angular para ir mejorando no sólo el servicio de intermediación que año a año más de 460 establecimientos utilizan, sino que es una vía de comunicación que nos permitirá escuchar desde los recintos de salud, sus necesidades, opiniones y mejorar la retroalimentación que, en definitiva, se traduce en mejorar el acceso a la salud de la población.