Menú Principal
7 de abril de 2014

La contribución de CENABAST en la lucha contra las enfermedades transmitidas por vectores en las Américas

bichos_diamundialsalud

  •  Este lunes 7 de abril se conmemora el “Día Mundial de la Salud”, cuyo eje central para 2014 es la prevención  de las enfermedades causadas por vectores.

Aunque en nuestro país no es extendida la presencia de vectores, existen algunos insectos portadores de enfermedades infecciosas como el Dengue y el Chagas que sí están presentes en territorio nacional.

Precisamente su conocimiento y prevención es el llamado que este año realiza la Organización Mundial de la Salud (OMS), con motivo del Día Internacional de la Salud, que se celebra este 7 de abril.

Según la OMS, algunos organismos como insectos y caracoles, pueden transportar virus, parásitos y bacterias a humanos “las enfermedades transmitidas por vectores que causan mayor impacto en la región de las Américas son la malaria, el dengue, la enfermedad de Chagas, la leishmaniasis, la filariasis linfática, la esquistosomiasis y la ceguera por tracoma”.

El mosquito Aedes aegypti puede ser portador tanto, del dengue como de la fiebre amarilla y, según información del Ministerio de Salud es un problema creciente de salud pública que afecta a más de 100 países en el mundo, con más de 50 millones de casos informados cada año, incluidos 500.000 hospitalizaciones y alrededor de 20.000 defunciones.

El dengue sólo tiene tratamiento sintomático, con analgésico y reposición de volumen. Está contraindicado el ácido acetilsalicílico (aspirina) por el riesgo de hemorragias, por tanto, la terapia habitual es con analgésicos y sales de rehidratación que CENABAST abastece a la red de salud. De hecho, para 2014 se adquirieron más de 321 mil unidades de sales de rehidratación a un valorizado de $55.523 millones y más de 266 mil unidades de analgésicos a $902.203 millones.

En el caso del Chagas se calcula que “en el mundo hay entre 7 y 8 millones de personas infectadas por el parásito causante de la enfermedad de Chagas, la mayoría de ellas en América Latina.

La recomendación es proteger a la familia y protegerse uno mismo adoptando medidas sencillas como dormir bajo mosquiteros de cama, llevar pantalones largos y camisas de manga larga y usar repelentes de insectos en territorio donde estos vectores son endémicos.